Cruising

 

La palabra cruising hace referencia a la búsqueda de actividades sexuales en lugares públicos, en general de forma anónima. Suele llevarse a cabo en determinadas zonas al aire libre (parques, bosques, descampados, playas…) o en determinados baños públicos o lugares abandonados.

Algunas personas buscan en el cruising el anonimato y el contacto esporádico. Para otras es muy excitante la “aventura” del estímulo y el morbo de ligar con desconocidos en lugares apartados.

Aunque las zonas más conocidas se encuentran en grandes ciudades o zonas turísticas existen gran cantidad de recursos en Internet que proporcionan información sobre los lugares más adecuados para este tipo de prácticas, así como los horarios o tipo de público más frecuente.

Sin caer en alarmismos, en este tipo de zonas se producen más hurtos y robos con amenazas que en otras partes. También hay riesgo de agresiones, que excepcionalmente pueden ser graves o mortales. La vergüenza de los usuarios de cara a denunciar hace que los delincuentes se sientan más impunes en estas zonas.

 

Consejos:

 

Procura informarte bien previamente, habla con la gente usuaria de la zona que te podrá informar sobre posibles peligros o problemas.

Intenta no ir sólo ni acudir por la noche a un sitio que no conoces previamente de día.

Escoge un lugar seguro, que sea discreto pero que no te exponga a peligros físicos y del que puedas tener una salida rápida en el caso de que se presenten problemas.

No es recomendable llevar cantidades elevadas de dinero, tarjetas de crédito, relojes caros u otros objetos de valor económico elevado… sí conviene ir identificado (DNI o pasaporte).

El teléfono, la cartera o las llaves de casa estarán mejor guardadas en un bolsillo interior de la chaqueta o en una riñonera que en la parte trasera del pantalón.

Los lugares públicos son para el disfrute de todas las personas. La actitud que para ti es deseable y placentera puede percibirse como inadecuada por otras personas. Evita zonas que puedan ser frecuentadas por niños o familias. Es razonable exigir un suficiente grado de discreción a las personas que practican cruising.

Si dejas abandonados los restos (pañuelos, preservativos usados, fundas de preservativos) estarás perjudicando al Medio Ambiente. Es mejor llevarlos contigo y tíralos en un lugar adecuado.

Debes respetar las normas de los establecimientos públicos. Pero las cabinas de los servicios de espacios públicos se consideran un espacio privado. Un vigilante no puede sacarte de allí por la fuerza ni pedir tu documentación.

Si sufres una agresión, hurto, atraco o cualquier otro problema, denúncialo. Las denuncias se pueden presentar en la Comisaría del Cuerpo de Policía más cercano, Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local o Autonómica, abiertas las 24 horas del día o en el juzgado de guardia. Los profesionales están para ayudarte y no tienes que dar explicaciones sobre qué estabas haciendo en un sitio sino informar de la localización donde sucedió el delito.

 

Con respecto a las drogas:

 

Si tienes que desplazarte en tu propio vehículo a una zona de cruising recuerda que conducir bajo los efectos del alcohol u otras drogas conlleva multas importantes y pérdida de puntos del Carnet de Conducir

La ley española autoriza el cacheo superficial por parte de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la vía pública (“cuando existan indicios racionales que lo aconsejen”). En la práctica tienes obligación de identificarte ante la Policía y someterte a un cacheo superficial, aunque un registro completo sólo debería hacerse en comisaría.

En España el consumo de drogas en espacios privados no es un delito. Pero el consumo en espacios públicos o la tenencia de sustancias ilegales para uso personal da lugar a una multa mínima de 600 euros.

Si la policía encuentra indicios de tráfico de drogas (sustancias distribuidas en bolsitas, dinero en efectivo, balanzas…) puedes ser acusado de un Delito de Tráfico de Drogas, que implica un proceso judicial y posibles penas de cárcel.

Pin It on Pinterest

Share This