Fármacos anti-impotencia

 

El sildenafilo (Viagra) y otros fármacos similares como el tadalafilo (Cialis), vardenafilo (Levitra) o avanafilo (Spedra) pertenecen a una familia denominada inhibidores de la PDE-5. En medicina se usan para tratar algunos tipos de impotencia. Existe otro fármaco para inyección directa en el pene (alprostadilo) que actualmente se utiliza poco.

Actúan incrementando el flujo en los vasos sanguíneos del pene y facilitando la erección. Es importante tener en cuenta la diferente duración de los efectos. Sildenafilo y vardenafilo mantienen sus efectos 4-5 horas, avanafilo unas 8 horas y tadalafilo hasta 48 horas. Es muy importante conocer el tiempo de acción de cada fármaco.

Suelen encontrarse en forma de comprimido. Algunos fármacos “de marca” proceden de laboratorios homologados por la Unión Europea, otros son genéricos. En España sólo está comercializado el sildenafilo como genérico, pero existen genéricos de tadalafilo o vardenafilo en otras partes del mundo. También existen preparados en forma de líquido o gelatina que, de forma general, no han pasado los mismos controles de tipo sanitario que se exigen a los medicamentos.

Algunas drogas de uso recreativo, sobre todo cuando se utilizan en dosis elevadas, pueden provocar dificultades o imposibilidad de erección del pene en los varones. Este efecto adverso es típico del alcohol, así como de otros estimulantes como la cocaína, el speed, la metanfetamina o la MDMA. Por este motivo el uso de estos fármacos en contextos sexuales que implican consumo de drogas es relativamente frecuente.

 

Problemas de salud asociados a los fármacos anti-impotencia:

 

Efectos adversos:

Son frecuentes el dolor de cabeza, congestión nasal, bajadas de tensión, taquicardia, dolor de espalda o alteraciones visuales leves. Raramente (y sobre todo en población anciana con otras enfermedades concurrentes) se han descrito ceguera permanente, infartos de miocardio o ictus.

Sobredosis:

El uso de dosis elevadas en personas sanas no produce una mejor erección y sí con una mayor incidencia y gravedad de efectos adversos.

El riesgo de problemas graves es mayor en personas ancianas, con sobrepeso, problemas de hipertensión y antecedentes de enfermedad cardiovascular o cerebrovascular grave.

Priapismo:

Una erección que se mantenga durante más de 4-5 horas de forma continuada y sea dolorosa puede dañar el pene de forma irreversible. En este caso debe buscarse ayuda médica inmediata. Dosis elevadas,  el uso continuado de cockrings o la combinación con algunas drogas como la MDMA facilitan la aparición de este problema.

En esta circunstancia es imprescindible acudir a un servicio médico de forma urgente

 

Interacciones con drogas y fármacos:

 

Existen casos de muertes por combinación de estos fármacos con otros usados en cardiología de la familia de los nitratos. Los poppers tienen una composición muy similar (nitritos), por lo que su uso simultáneo es peligroso. La posibilidad de cuadros de hipotensión grave, dolor de cabeza intenso o metahemoglobinemia (cambio de color de los labios por falta de oxigenación de la sangre) está comprobada.

La combinación con drogas estimulantes (cocaína, MDMA, speed, metanfetamina…) supone someter al corazón a un esfuerzo extra. Dependiendo de las dosis y el estado de salud esta combinación puede suponer efectos adversos de importancia.

Muchos fármacos utilizados en el tratamiento de la infección por VIH y VHC, sobre todo de la familia de los inhibidores de la proteasa, incrementan los niveles en sangre de los fármacos antiimpotencia. De forma general es necesario utilizar una dosis menor aunque siempre es necesario el consejo médico individualizado en este sentido.

 

Consejos para un uso más seguro:

 

Los fármacos procedentes de farmacia o de laboratorios genéricos homologados tienen garantías sobre la calidad del producto. Pastillas sin envase o blíster, líquidos o gelatinas tienen un mayor riesgo de adulteración o fraude.

En personas sanas sin problemas de impotencia por causa médica, una dosis pequeña suele ser más que suficiente. (25 mg de sildenafilo, 5-10 mg de vardenafilo, 10 mg de tadalafilo o 50 de avanafilo). Si se han consumido previamente dosis elevadas de estimulantes u otras drogas que dificulten la erección incrementar la dosis de estos fármacos no variará la eficacia de forma significativa pero sí expone a un mayor riesgo de efectos adversos y tóxicos.

Estos fármacos no producen erecciones, sino que la facilitan ante un estímulo sexual y contextual adecuado. Sin estos elementos no producen ningún efecto.

Los fármacos con una mayor duración de efectos deseados tienen también una mayor duración de efectos adversos. El dolor de cabeza, la congestión nasal y las interacciones con otros fármacos y drogas como el popper se prolongan más en el tiempo con tadalafilo que con el resto.

En el caso de necesitar asistencia médica urgente después de haber utilizado estos fármacos es particularmente importante comunicarlo al médico, ya que puede condicionar el tipo de tratamiento a administrar.

A nivel legal, este tipo de fármacos solo pueden obtenerse en farmacia y con receta médica. Su venta directa por particulares puede ser castigado por el Art. 361 del Código Penal con penas de cárcel.

 

Pin It on Pinterest

Share This