Debido a los ideales heterosexistas asociados con los mandatos de género, los hombres homosexuales a menudo experimentan actitudes negativas hacia su propia sexualidad, denominadas «homofobia interiorizada». Como consecuencia, los hombres gays a menudo se sienten obligados a compensar su aparente falta de masculinidad

Como cualquier individuo, el entorno socioecológico de un hombre gay incluye una red compleja, que va desde el macrosistema, que incluye estructuras sociales e ideologías más amplias, hasta el microsistema, que incluye a su familia y redes sociales cercanas, que progresivamente moldean al individuo.

 Dentro de la comunidad masculina gay, los ideales heteronormativos juegan un papel destacado: la recompensa del comportamiento tradicionalmente masculino y la estigmatización del comportamiento «afeminado». Como consecuencia, las personas que tienen una orientación del deseo que no responde a la heteronorma, a menudo experimentan actitudes negativas hacia su propia sexualidad: homonegatividad interiorizada (p. ej., suicidio y homicidio), así como una mayor violencia y discriminación, basadas en la transgresión de las normas de género. en comparación con mujeres lesbianas y bisexuales.

Además, numerosos estudios han establecido conexiones entre la homofobia interiorizada y la depresión, la falta de bienestar, la discriminación sexual, la vergüenza, la insatisfacción corporal, los trastornos de la conducta alimentaria (TAC) y la ideación suicida. 

El estudio, tuvo como objetivo investigar la relación y el poder predictivo de la masculinidad en las experiencias de homofobia interiorizada de los hombres homosexuales. Una muestra de 489 hombres gays australianos, de 18 a 72 años, participó en una encuesta en línea sobre masculinidad y homosexualidad. Los resultados revelaron que la conformidad con las normas masculinas y las amenazas a la masculinidad, fueron predictores más fuertes de homofobia interiorizada, superando a los factores demográficos y de otro tipo.

 Se sugiere que los hombres homosexuales que experimentan altos grados de homofobia internalizada, no deben distanciarse de otros hombres gays, sino, por el contrario, buscar una relación fuerte con la comunidad LGBTI.

Los resultados del estudio sugieren que los individuos que se ajustan más a las normas masculinas, tienden a poseer mayores grados de homofobia interiorizada que aquellos que se ajustan menos a dichas normas. A partir de estos hallazgos, se argumenta que los hombres gays que poseen interiorizaciones más fuertes de homofobia, utilizan la masculinidad como una estrategia compensatoria, o que las masculinidades hegemónicas fomentan la homofobia internalizada.

En otras palabras, las influencias ejercidas dentro del macrosistema de un individuo (masculinidad) pueden fomentar la homofobia interiorizada y/o los factores dentro del yo del individuo (homofobia interiorizada) influyen en cómo se presentan e interactúan con otros, en sus micro y macrosistemas. También se ha observado que, los hombres homosexuales que están demasiado preocupados por las normas de género masculinas, utilizan la «hipermasculinidad» como estrategia compensatoria (“macho homosexual”), por su sentido de inferioridad percibido. Según esta noción, los dos términos “gay” y “masculino” pueden considerarse como oposiciones directas entre sí.

No es de extrañar, a tenor de todo lo visto, que los hombres homosexuales puedan experimentar tensiones/violencias por salirse de la (hetero) norma.

Además, las personas que albergaban grados más altos de homofobia interiorizada, tendían a percibirse a sí mismas como diferentes a otros hombres homosexuales. Se argumentó que los hombres homosexuales representan una amenaza para la identidad masculina y, por lo tanto, los hombres heterosexuales están motivados para mantener una identidad distinta. Así como los hombres heterosexuales, con mayores grados de homofobia, disocian sus identidades de género de los hombres homosexuales, se puede argumentar que también los hombres gays con mayores grados de homofobia interna, se perciben a sí mismos como diferentes a otros hombres homosexuales. Entre un grupo demográfico que no responde a la norma, el distanciamiento de otros hombres gays puede considerarse un fenómeno social angustioso.

Efectos positivos similares son evidentes entre las personas trans*. Se sugiere que, no solo los hombres homosexuales, sino también las personas LGTBIQ+, que están experimentando altos grados de homofobia interiorizada, no deben distanciarse de otras personas del colectivo, sino, por el contrario, buscar una relación fuerte con ellas.

Además de la masculinidad, los análisis revelaron que la edad predecía la homofobia interna, por lo que los hombres homosexuales de más edad, en comparación con sus compañeros más jóvenes, tienden a experimentar grados más bajos de dicha homofobia. Esto, coincide con otros estudios que encontraron que la homofobia interiorizada y los resultados de salud mental negativos, disminuyen con la edad, mientras que la resiliencia aumenta. Esto, sin embargo, no fue cierto para los hombres homosexuales que «han salido del armario» recientemente. Por lo tanto, es preciso que los programas y las políticas de apoyo a las personas que han salido del armario recientemente, deben mejorarse y promoverse con el objetivo de reducir/mitigar los efectos de la homofobia interiorizada.

Habiendo rastreado este tema, hasta las influencias dentro del macrosistema del individuo, se hace patente la necesidad de que las interpretaciones heteronormativas del género y la sexualidad, deben revisarse para abordar adecuadamente la tensión experimentada por los hombres gays.

agsdi-file-pdf

Thepsourinthone, J., Dune, T., Liamputtong, P., & Arora, A. (2020). The relationship between masculinity and internalized homophobia amongst Australian gay men. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17(15), 1–13. https://doi.org/10.3390/ijerph17155475

Hablemos de Chemsex – Episodio1: Fernando Caudevilla

Hablemos de Chemsex – Episodio1: Fernando Caudevilla

La red de UNAD presenta Hablemos de Chemsex, un podcast para quienes quieran combinar el sexo y drogas de forma segura, un espacio para la reflexión con experiencias en primera persona. La intención de estos podcasts es indagar desde la perspectiva de la reducción de riesgos y daños, la educación sexual integral poniendo los placeres y los cuidados en como herramienta de preventiva.

leer más
Psicosis por chemsex

Psicosis por chemsex

“He creado este documento porque yo mismo lo he experimentado, y porque sé lo común que es, lo aterrador que puede ser. A todos mis amigos y colegas que he consultado y que me han ayudado a entenderlo mejor… gracias a todos vosotros.

David Stuart.”

leer más
¿Cuáles son las drogas que más daño suponen en términos absolutos?

¿Cuáles son las drogas que más daño suponen en términos absolutos?

El presente artículo, publicado en “The Lancet” en 2010, realiza una revisión sistemática, donde se analizaron los datos obtenidos a través de un análisis de decisión multicriterio (MCDA) sobre los daños causados por las drogas. Los daños se evaluaron según un nuevo conjunto de 16 criterios desarrollados por el Advisory Council on the Misuse of Drugs (el comité del Gobierno del Reino Unido sobre el consumo de drogas). Se convocó a un grupo de especialistas en los daños causados por las drogas para que establecieran las puntuaciones de 20 drogas representativas del Reino Unido y que abarcan la gama de daños potenciales y el alcance del consumo. Los participantes puntuaron los daños relativos de cada droga en cada uno de los 16 criterios, y luego evaluaron las puntuaciones de los criterios para garantizar que las unidades de daño fueran equivalentes en todos los criterios. El cálculo de las puntuaciones ponderadas proporcionó una puntuación compuesta en dos dimensiones, el daño al individuo y el daño a la sociedad, y una puntuación de daño global ponderada.

La interpretación de los resultados apoyan los trabajos anteriores de los expertos del Reino Unido y de los Países Bajos sobre la evaluación de los daños causados por las drogas, y muestran cómo el enfoque mejorado de puntuación y ponderación del MCDA aumenta la diferenciación entre las drogas más y menos dañinas. Sobre la base de estos datos, está claro que el actual sistema de clasificación de drogas del Reino Unido no se basa simplemente en el análisis de los daños.

Los resultados obtenidos tras la normalización de los datos fue, por este orden:  el alcohol, con una puntuación general de 72/100, fue considerado el más dañino, seguido de la heroína con 55/100, luego el crack con una puntuación de 54/100. Solo ocho drogas obtuvieron, en general, 20 puntos o más.

leer más
¿Es la adicción a las drogas una enfermedad cerebral?

¿Es la adicción a las drogas una enfermedad cerebral?

El paradigma que prevalece entre los investigadores de neurociencia, según el cual la adicción es una enfermedad del cerebro, no está respaldado por pruebas y contribuye a la injusticia social, afirman los autores Marc Grifell y Carl Hart. Esta idea tiene una gran influencia en la financiación y la dirección de la investigación, así como en la forma de ver el consumo de drogas en todo el mundo. Esta perspectiva ignora las formas en que los factores socioeconómicos contribuyen a los problemas de abuso de sustancias y contribuyen a políticas de drogas poco realistas, costosas y perjudiciales. Llevada al extremo, puede conducir a situaciones como la que se ha visto en Filipinas, donde miles de personas acusadas de consumir drogas ilegales han sido asesinadas por orden del presidente Rodrigo Duterte.

leer más
MDMA, Sexo y Tantra

MDMA, Sexo y Tantra

«Para comenzar, conviene señalar que las experiencias sexuales no son solo físicas, sino psicológicas. De hecho, se podría decir que son casi más psicológicas que físicas y que cada persona lo vive de forma diferente (carácter subjetivo), por lo que añadir a esta experiencia MDMA supone “sentir” desde un estado alterado de conciencia. Es decir, va a ser diferente y única esta experiencia. Aunque no todas las personas señalan a dicha experiencia como “tántrica” o “de éxtasis” (nótese que aquí nos referimos a la sensación, no a la sustancia, jeje), sí que parece haber acuerdo en que es intensa.»

leer más
Correlatos de relaciones sexuales vaginales o anales sin protección con mujeres (SVANP), entre hombres que usan sustancias y que tienen sexo con otros hombres (HSH).

Correlatos de relaciones sexuales vaginales o anales sin protección con mujeres (SVANP), entre hombres que usan sustancias y que tienen sexo con otros hombres (HSH).

Artículo estadounidense donde se indagan las causas de transmisión del VIH a la población de mujeres heterosexuales, considerando la existencia de un «puente» entre esta población y la hombres que se identifican como bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) que no reconocen abiertamente su sexualidad.. Curiosamente, no haber salido del armario o tener niveles de homofobia interiorizada (HI) en HSH parece jugar un papel importante.

leer más

Pin It on Pinterest

Share This