¿Qué?

Las drogas y sus características

Dedicaremos esta sección a las drogas, un grupo heterogéneo de sustancias que únicamente tienen en común un grado variable de estigma social. Gran parte de la información disponible sobre drogas tiene un enfoque exagerado, paternalista y moralizante. Pero para las personas que consumen drogas o que piensan hacerlo, es fundamental disponer de información realista y objetiva sobre sus efectos y riesgos. Únicamente así es posible tomar decisiones libres (y también responsables). Una persona usuaria bien informada tiene muchas más posibilidades de conseguir un uso responsable y no problemático.

A causa de la demonización hacía las drogas, la estigmatización a las personas usuarias y considerar como enfermedad mental ciertos consumos, provoca que el desarrollo de una dependencia y modelo de empleo problemático sea la mayor preocupación. Estadísticamente, no debería ser así, ya que, los riesgos a los que una persona se expone con mayor frecuencia al consumir drogas son los efectos agudos. Producidos por una incorrecta dosificación, un abuso, uma interacción farmacológica, un efecto no deseado producido por una adulteración, por estar en un entorno no adecuado o pasar una mala época. Por ese motivo, el acceso a información sobre sustancias, como su composición o características, es un derecho de salud. El conocimiento sobre qué se consume permite una mayor autonomía en la toma de decisiones que afecten a nuestra salud.

Tipos de sustancia

Existen diferentes criterios para clasificar las sustancias, algunos basados en una visión moralista, como la diferenciación entre blandas (buenas) y duras (malas), que, además de mantener el estigma presente, contribuyen a un desajuste en la percepción del riesgo. Otros, como el estatus legal, sujeto a supuestos criteriosos de amenaza a la salud pública y valor terapéutico formulados inicialmente en 1961. El resultado de estas políticas de drogas originó la Guerra contra las Drogas, con el objetivo de reducir la demanda y la oferta. Por un lado, actualmente, nunca ha existido una oferta tan grande en la variedad de drogas y, cada año, crece el número de personas consumidoras. Por otro lado, cada día es más creciente el interés de ciertas sustancias, que han demostrado mayor eficacia terapéutica que psicofármacos utilizados actualmente. 

En esta web podemos diferenciar dos grupos: 

Sustancias principales


Se incluyen sustancias psicoactivas ilegales y legales, además de fármacos de uso habitual en contextos sexuales. Los efectos a largo, medio y corto plazo, son conocidos y predecibles. Al ser, o haber sido, fármacos, existen estudios y ensayos clínicos.

Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS)


Son sustancias de nueva síntesis que intentan imitar los efectos de las drogas con la intención de sustituirlas, cuando hay un corte en el suministro y distribución en las ya fiscalizadas. La información que se dispone es nula o, de la poca que se dispone, proviene de relatos y experiencias de las personas que las consumieron. Para más información, visita el enlace.

Clasificación de efectos

Otra clasificación posible, que aporte información objetiva y útil para las personas usuarias de drogas, es según los efectos que producen:

Estimulantes
    • Empatógenos (MDMA)
    • Amfetamínicos
    • Psicodélicos


Depresores
      • Euforizantes
      • Deshinibidores.
      • Psicodélicos 

Esta clasificación es la que, creemos, puede ser más adecuada a la hora de entender el tipo de efecto que producen, sin olvidar que el número de sustancias nuevas sin investigar es cada día mayor y, de las que conocemos, los efectos de cada una son percibidos de forma diferente.

Variables que determinan los efectos y el consumo

Estos efectos pueden variar dependiendo de la sustancia, en aquellas que presentan una misma molécula pero con estructuras químicas diferentes (enantiómeros), como la metanfetamina o la ketamina. Pero, que la experiencia subjetiva sea positiva o negativa, no únicamente depende de un factor:

Estas dimensiones determinan cómo será la experiencia subjetiva ante los efectos de una sustancia. La influencia de la multitud de variables que componen cada uno de estos 4 factores dan explicación a cómo una misma sustancia puede ofrecer experiencias muy diferentes. Pese a que sea consumida por la misma persona, su consumo en momentos temporales diferentes ya implica un posible  cambio en el entorno y las personas con las que se consume. A su vez, indican cómo podría evolucionar nuestra relación con su uso sexualizado.

Duración de efectos

La duración total de los efectos de una sustancia se definen por la cantidad de tiempo que los efectos subjetivos tardan en desaparecer. Puede dividirse en diferentes fases:

Fase de inicio: Cuando se detectan los primeros cambios en la percepción

Fase de aparición: período de tiempo entre la detección de los primeros cambios y el punto donde los efectos se perciben con mayor intensidad.

Pico: refiere al tiempo donde los efectos llegan a su máximo y donde la experiencia subjetiva es la más intensa. 

Fase de bajada: es el tiempo entre la finalización del pico y el cambio a un estado de sobriedad. 

Post-efectos: después de la experiencia, se mantienen unos efectos residuales, su intensidad y duración dependen del tipo de consumo, siendo difíciles de percibir en algunos casos. En redosificar la misma sustancia o al mezclar otras, los post-efectos pueden influir en la experiencia.

Sobrevivir a la resaca

Ciertas sustancias tienen efectos que directamente afectan al malestar que puede producirse al día siguiente, un claro ejemplo es el impacto físico, de las propiedades irritantes y diuréticas, del alcohol. Otras, como los sentimientos depresivos de la MDMA, suelen aparecer 48 horas después. Indiferentemente de cuando aparecen estos síntomas, se pueden llegar a evitar, sin dejar de disfrutarlas, pero tomando consciencia y cuidando detalladamente aquellos aspectos involucrados. 

La intensidad del malestar emocional y agotamiento físico que pueden aparecer, se producen en gran parte por 3 razones

Deshidratación

En general, la mayoría de drogas deshidratan, en especial estimulantes, que pueden aumentar también la temperatura corporal, y el alcohol. Más aún si se combinan. La actividad física intensa, en entornos calurosos y el aumento de la temperatura corporal, produce una mayor sudoración, y en consecuencia, se produce una mayor pérdida de sales. En estos casos, hidratarse con agua puede no saciar la sed y provocar un exceso en la ingesta de líquidos. La deshidratación  provoca que el cuerpo se resienta en los días posteriores al consumo, siendo el dolor de cabeza un síntoma característico. Por ese motivo, se recomienda:

 

  • La ingesta de líquidos de forma regular, preferiblemente con bebidas isotónicas, para recuperar las sales minerales

 

  • Si se bebe únicamente agua, evitar más de medio litro en una hora. Todo en exceso es malo, en este caso, puede aparecer un cuadro grave de hiponatremia.

 

  • Llevar una botella encima al salir de casa, sobre todo cuando no sabemos muy bien cómo, ni cuándo, acabará la noche. En algunas situaciones el acceso al agua puede ser complicado, o caro. 

  • En sesiones, distribuir más de una botella por la zona de consumo hará que la gente se hidrate más y con mayor frecuencia.

Desnutrición

Cuatro o cinco horas son el período de tiempo entre el desayuno, almuerzo, merienda y cena, en otras palabras, el hambre suele aparecer durante este período de tiempo. La falta de alimentación, pese a no poder percibirse, influye en el consumo, y no únicamente, por su implicación en la resaca. El hambre es un limitante, ya que, facilita que la experiencia en el consumo sea negativa. 

Recuerda, no hay coche  sin combustible que arranque e ir en reserva le resta los días para visitar el desguace. Por eso mismo, y para evitar que derrapes o te quedes tirado en la calzada de la carretera, aquí tienes algunos consejos:

  • Se recomienda respetar, en la medida de lo posible, todas las comidas del día.

  • Come cosas apetecibles y de fácil deglución, para facilitar la ingesta. De esta forma es más probable que el hambre reaparezca.

  • Lleva alguna pieza de comida si sales de casa. Ten en cuenta que, conseguir alimento puede ser una tarea difícil en ciertos entornos. Si se suma la supresión del hambre, no es de extrañar que se descarte poder comer. 

  • Con la misma lógica, puede ser que se decida no cocinar o comprar comida. Para evitarlo, si la fiesta es en tu casa, puedes  prepararla con anterioridad. 

  • Es mejor poco que nada. Picotear algo de comida es más tentador cuando es visible.

Agotamiento

Si dos horas de deporte pueden provocar unas agujetas dolorosas, no es de extrañar que después de una sesión durante el fin de semana, al día siguiente, se sienta el cuerpo como si nos hubieran dado una paliza. La estimulación de ciertas sustancias puede afectar a cómo percibimos nuestro cuerpo, impidiendo conocer cómo de exhausto está. Si además se mantiene una actividad intensa, la necesidad de tomar descansos se incrementa. 

  • Toma descansos con frecuencia, y si planeas alargarlo mucho, tomar una pausa larga, evitará que aparezcan efectos no deseados. 

  • La falta de sueño puede provocar síntomas psicóticos, de por sí sola, sin drogas. El riesgo con el consumo se incrementa, cuando sucede, es un indicio claro de que el cuerpo y la mente necesitan descansar. 

  • Procura que al finalizar la juerga el sueño sea reparador, es decir, finaliza el consumo en una hora en que los efectos hayan desaparecido. 

  • Aunque comer techo pueda ser un derecho, obligarse a dormir cuando los efectos siguen activos, impiden que el sueño sea reparador. En consecuencia, al despertar,  puede haber malestar y sensación de no haber dormido.

  • Si decides no dormir, procura mantenerte entretenido, puedes aprovechar la estimulación para acabar tareas pendientes, o pasar el rato con alguna amistad de confianza.

  • Para coger la cama con más ganas, procura que la actividad implique movimiento. Si se mantiene una hidratación, una alimentación saludable y, si el cansancio lo permite, dormir un poco antes de nuestra hora habitual, será más fácil que le sueño sea largo y reparador.

Pin It on Pinterest

Share This