Legalidad

Introducción

El origen del modelo hegemónico que configura las políticas de drogas a nivel internacional se origina en 1971, tras la creación de cuatro listas en el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas. A las listas se incluye toda sustancia psicoactiva considerada como una amenaza para la salud pública, debido a su uso indebido. Clasificarlas en una lista u otra dependerá del potencial terapéutico y el nivel del riesgo para su uso indebido.

  • Lista 1
    Se incluyen estupefacientes con riesgo elevado y con nulas o escasas propiedades terapéuticas. El cannabis, la MDMA o el LSD se incluyen en esta lista.
  • Lista II
    En comparación con la lista anterior, en esta segunda lista se reduce el riesgo del uso indebido  y el valor terapéutico se considera bajo-moderado. Las anfetaminas (speed y metanfetamina) se incluyen en esta lista.
  • Lista III
    El único cambio, que se produce con la lista anterior, es sobre la valoración, considerada moderada-alta, de las propiedades terapéuticas de las sustancias psicoactivas incluidas. Los barbitúricos, tranquilizantes obsoletos por sus efectos secundarios, se sitúan en esta lista.  
  • Lista IV
    Las propiedades terapéuticas se consideran muy elevadas en los estupefacientes de esta lista. Las benzodiacepinas (tranquilizantes del tipo Diacepam) están aquí clasificadas. 

En España, la tenencia o consumo en lugares públicos de las sustancias ilegales que encontramos en estas listas pueden acarrear problemas legales. De forma similar sucede con los psicofármacos, en caso de no demostrar una preinscripción médica. Las sustancias alegales no aseguran evitar estos problemas, aunque inicialmente son vendidas por un vacío legal, muchas están sujetas a procesos de fiscalización para ilegalizarlas como el resto. 

Además de psicofármacos con receta, las únicas drogas psicoactivas, donde la tenencia y, a priori, el consumo no supondría un problema con la ley, son el alcohol y el tabaco. Actualmente, existen estudios que cuestionan esta clasificación, existe una amplia evidencia sobre la falta de objetividad y arbitrariedad en los criterios utilizados. La falta de criterios basados en la salud también han impedido aprovechar el potencial terapéutico que, en la actualidad, están demostrando algunas sustancias de la Lista I. 

El traficar con drogas, es un delito, ya que se considera un atentado contra la Salud Pública. Sin embargo, en nuestro país, consumir drogas legales o ilegales no es delito.

 

Delito y no delito, según el código penal

Se considera delito:

  • Cultivar/Elaborar.
  • Traficar/ Tenencia para ese fin.
  • Promover/favorecer o facilitar el consumo de drogas (ilegales).

No se considera delito:

  • Autoconsumo.
  • Tenencia/Compra de cantidades pequeñas que puedan demostrarse para autoconsumo.

¡Sanciones!

La Ley Orgánica 4/2015 del 30 de marzo de Protección de la Seguridad Ciudadana (“ley mordaza”) propone multas, de los 601€ en adelante, por usar drogas en espacios públicos, por dejar la parafernalia allí o por la mera tenencia en el espacio público. ¿Qué contradictorio, no?

Casos excepcionales

Llevar una cantidad superior al autoconsumo puede considerarse un delito, pero ciertas ocasiones podrían evitar esta consideración. Siempre que se respeten unas cantidades mínimas, no exista un beneficio económico y que sucede entre personas consumidoras con relaciones previas de amistad o familiar, estas ocasiones son:

Consumo compartido
Compartir gratuitamente cantidades muy pequeñas de droga con un círculo reducido de colegas o familiares que ya consuman de forma previa:

  • La droga debe consumirse en el acto y en presencia de la persona que la comparte.

Donaciones de amistades o familiares para personas diagnosticadas por un Trastorno por Uso de Sustancias (TUS)
La entrega de droga se realiza gratuitamente a una persona cercana o familiar para quitarle el mono o para desengancharle poco a poco:

  • Quien recibe la sustancia debe tomarla inmediatamente, en presencia o no de quien se la ha facilitado.

Autoconsumo compartido
Un grupo de personas (amistades o familiares) que tienen o compran droga de forma conjunta:

  • Todas las personas deben estar de acuerdo y aportar dinero.
  • Todas las personas pueden comprar la droga o encargársela a una persona del grupo, también consumidora y que también paga (ni esta persona ni ninguna otra deben recibir nada a cambio).
  • La sustancia debe ser consumida por la gente del grupo.

Que la situación haya sucedido de esta forma no te asegura nada. La posibilidad de ir a juicio siempre está presente. Si te pillan reiteradamente, te pueden acusar de promoción/facilitación del consumo de drogas (ilegales).

Cantidades

Una persona que demuestre un diagnóstico de Trastorno por Uso de Sustancias (TUS), podría alegar las siguientes cantidades orientativas, que consume en unos 3-5 días, siempre y cuando existan informes médicos para que el tribunal lo considere durante el juicio.

  • Heroína: 600 miligramos.

  • Éxtasis (MDMA): 480 miligramos.

  • Anfetaminas: 180 miligramos.

  • LSD: 3 miligramos (= 3.000 µg).

  • GHB: 21 gramos.

Tráfico de drogas

La gravedad del delito depende lo peligrosa que se considere la sustancia, la clasificación divide las sustancias ilegales en dos bloques, las malas y no tan malas.

Sustancias “muy perjudiciales” para la salud 
Penas de prisión de 3 a 9 años y multa económica de hasta 4 veces el valor de la sustancia. A excepción del cannabis, aquí se incluye el resto.

Sustancias menos perjudiciales
Penas de prisión de 6 meses a 4 años y medio, y multa de  hasta 4 veces el valor de la sustancia incautada.  El cannabis y sus derivados se considerarían en esta clasificación.

Fármacos de receta

A nivel legal, este tipo de fármacos solamente pueden obtenerse en farmacia y con receta médica. Su venta directa por particulares puede ser castigada por el Art. 361 del Código Penal con penas de cárcel.

Recomendaciones

Más vale prevenir

  • Si vas a consumir fuera de tu hogar, lleva solo lo que vayas a tomar, intentando que las cantidades sean inferiores a un tercio de las señaladas arriba.

  • Evita cualquier indicio que pueda suponer, a los ojos de las autoridades, un delito de tráfico. 

  • Ser discreta, tanto en la compra como en el consumo, y no liarla en público te ahorrará muchos problemas.

  • Evita situaciones que supongan un riesgo, como responsabilizarse de la compra de tus colegas.

  • Si haces compras por internet, no excederse con las cantidades, facilita que, en el caso de que los cuerpos de seguridad.

  • Si esperas un paquete por correo y te notifican su retención, mejor darlo por perdido.

  • Si la compra se realiza por Internet o la DeepWeb, evita posibles problemas con compras pequeñas. 

  • Respeta los límites que se te soliciten en la comunicación con tus contactos.

Derechos a ejercer

Si te encuentras en una situación de detención, con acusación por delito de tráfico de drogas o atentado contra la Salud pública, no olvides tus derechos:

  • Que avisen a tu familia o la persona que solicites. (Si eres menor de edad la policía notificará a quién ejerza la tutela).

  • Atención médica.

  • Abogacía particular o de oficio.

  • Guardar silencio y no declarar.

  • No permanecer más de 72 horas en comisaría.

  • Si eres una persona en situación de migración, puedes avisar el Consulado y recibir asistencia de una persona intérprete.

  • Habeas Corpus. Puedes solicitarlo en caso de creer que tu detención ha sido ilegal. En un máximo de 24 horas, el juez o la jueza debe decidir si te han detenido ilegalmente o no. Si considera que sí, te ponen en libertad. Generalmente, sucede lo contrario y te quedas donde estás, porque no es difícil justificar una detención en que la persona la pillan con drogas en sitios públicos. 

Para saber más

Todas estas multas y penas, pueden verse afectadas, en su duración o intensidad, por agravantes, atenuantes o eximentes. Si quieres saber más: https://energycontrol.org/infodrogas/leyes-y-drogas/

Pin It on Pinterest

Share This
¿Tienes alguna duda o consulta?