Nuevas Sustancias Psicoactivas

Descripción

Las Nuevas Sustancias Psicoactivas (NPS) suponen un fenómeno de búsqueda, comercio y uso de sustancias de “reciente” aparición (lo entrecomillamos porque algunas de estas NPS, como la mefedrona, fueron sintetizadas hace bastante tiempo). En países con políticas de drogas más punitivas, su utilización está más extendida, ya que, aparecen como alternativa a las sustancias ya fiscalizadas. Estas NPS no están bajo jurisdicción en diferentes países y , por tanto, su tenencia, comercio y uso, es en ocasiones alegal. Se venden en tiendas físicas (como los growshops), Internet o la Deep Web  y se presentan, normalmente, como “no aptas para consumo humano”. 

En España, afortunadamente, las sanciones por consumo son lo suficientemente laxas para que no se facilite su entrada. Pese a esto, durante esta última década han aparecido en ciertos momentos, cuando se han producido cortes en el suministro global de alguna sustancia principal (al fiscalizar un precursor químico, por ejemplo), han aparecido para satisfacer una demanda. Por lo general, suelen desaparecer, una vez se restablece el mercado. Aunque algunas deciden quedarse, como la mefedrona.  

A lo largo dela historia, no habían registradas más de 250 sustancias psicoactivas (incluyendo psicofármacos). Actualmente, se han notificado la aparición de más de  700 NPS, es decir, casi se han triplicado el número de sustancias en el mercado y la facilidad en cómo se accede a ellas. Estas sustancias pueden categorizarse en 9 grupos, donde los más relevantes son:

  • Los cannabinoides sintéticos
  • Las catinonas sintéticas
  • Las fenetilaminas

Características    

En general, la mayoría de las NPS tienen en dos en común: 

  • Los efectos son parecidos a las drogas principales.
    Aunque, cuentan con diferentes matices que las hacen diferentes (intensidad y duración, por ejemplo).

  • La información disponible sobre NPS es limitada.
    A diferencia de las drogas principales, muchas de ellas fármacos de antaño, o con reconocido uso terapéutico. Existen muy pocas evidencias científicas sobre sus riesgos a corto, medio y largo plazo para la salud. A veces, la información disponible se limita a experiencias descritas en foros de internet, por parte de quiénes las han experimentado.

Riesgos

  • La dificultad de tratar con NPS, es que se tiene muy poca información sobre sus riesgos y , por tanto, es difícil poder dar unas estrategias de gestión de riesgos y placeres que puedan hacer de su consumo algo más seguro.

  • Conviene resaltar que muchas de ellas provocan efectos secundarios más graves que las alternativas ilegales más conocidas.

Pin It on Pinterest

Share This